Planchar vinilos con tu música

Planchar vinilos con tu música

Fábrica de vinilos musicales

✅  Editar vinilos de 7′, 10′ y 12′.

✅  ENVÍO GRATIS a tu casa con total comodidad.

SOLICITAR PRESUPUESTO

** Te responderemos en menos de 24h 😉

✅ Es MUY IMPORTANTE tener en cuenta que la fabricación de discos de vinilo está sujeta a una variación del -/+ 10% hasta 500 unidades, y del -/+ 5% a partir de las 500 unidades. Esto significa que es posible recibir una cantidad ligeramente superior o inferior al pedido (pero nunca menos del 5-10% del total solicitado).

✅  PLAZO DE ENTREGA: el tiempo de entrega se cuenta desde el momento en que recibimos el pago y tu aprobación definitiva del artwork y el audio (a través vistas previas enviadas por email) y test pressing (si se solicita), asumiendo que el máster de audio entregado no incluye ningún error. El plazo de entrega puede verse afectado por el tipo de producción solicitada, la carga de trabajo en el momento, la situación actual del mercado… por lo que puede ser más corto o más largo.

Algunos ejemplos de editar tirada de vinilos

Muestras de trabajos con discos de vinilo

Más Allá del Streaming: Haz que tu Música Pese, Gire y Perdure 👇

A ver, te quiero hablar de algo más que prensar vinilos como quien hace tortillas en domingo.

Hablo de convertir tu arte en una reliquia tangible, de esas que provocan escalofríos con solo tocar la aguja.

Aquí vamos a hacer que tu música se grabe en vinilos de 7», 10» y 12», pero no de cualquier manera.

Porque si vas a hacer algo, mejor hacerlo bien o, ¿para qué coño te metes?

Pero, oye, si lo que buscas es ir a lo barato, a lo que te dan por cuatro duros y a correr, entonces quizás este no sea tu lugar.

Aquí jugamos en otra liga.

Nos metemos en el barro para que tu vinilo sea ese que, cuando lo sacas de la funda, ya está contando una historia.

Ese que, al girar en el plato, no solo suena: habla, siente, vibra.

Y claro, todo esto suena muy bonito, pero te estarás preguntando si hay truco.

La verdad, no hay ninguno.

Lo que ves es lo que hay.

Un proceso transparente, de músico a músico, para que tu arte se inmortalice de la manera que se merece.

Solicita Tu Presupuesto Ahora. Este es el primer paso para convertir tu música en algo eterno.

Fabricación de discos de vinilo

¿Por qué somos la mejor fabrica de vinilos de música?

Vamos a poner esto en términos de festival, que es donde realmente brilla la verdad. Imagina dos escenarios: uno donde tu marca y tu evento pasan a la historia, y otro donde simplemente… pasan.

🥇 Suburban Attack

Hablamos tu idioma: No somos otra fábrica de churros ni te tratamos como otro número más. Aquí, tu música es tratada con el respeto que se merece, asegurando que cada vinilo refleje la esencia de tu arte.

Transparencia Total en el Proceso: Nada de sorpresas desagradables ni costos ocultos. Te lo decimos todo clarito desde el inicio. Lo que ves es lo que es, sin letras pequeñas ni sorpresas.

Si No Te Convence, Lo Solucionamos: No estamos aquí para hacer la estatua. Si algo no te convence, lo arreglamos. Queremos que cuando tengas tus vinilos en mano, sientas que has ganado la lotería, no que te ha tocado la china.

Otros fabricantes de VINILOS

¿Quién Eres Tú?: Te tratan como a un número más. Poca chicha, poca chispa. Al final, lo que recibes podría ser el disco de cualquiera. Personalidad, ¿dónde? Con ellos no la verás.

La Sorpresa del Payaso: Oh, sí. Lo que inicialmente parece un acuerdo justo rápidamente se convierte en una caja de sorpresas desagradables. Los precios que te ponen no son lo que parecen. Al final, acabas pagando más por cosas que ni sabías que necesitabas (o querías).

Tu Problema, No el Suyo: Si algo va mal, prepárate para el viaje. Reclamaciones y más reclamaciones hasta que te cansas y te rindes. Esa no es forma de tratar a un artista.

Grabar vinilos con tu música

Opiniones de los clientes al editar vinilos

** Solo los usuarios que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.

Grabación en vinilo

Preguntas Frecuentes

Resuelve todas tus dudas y preguntas sobre los vasos reutilizables serigrafiados.

¿Qué es un disco de vinilo?


Mira, vamos a cortar el rollo técnico y hablar claro: Un vinilo es como esa chaqueta de cuero vieja que heredaste de tu viejo.

Tiene historia, carácter y, sobre todo, estilo.

Es un disco que parece simple a simple vista, pero que esconde un universo de sonido en sus surcos.

Ahí es donde la magia sucede, donde una simple aguja recorriendo esos surcos se convierte en la voz de tu artista favorito llenando la habitación.

Es pura alquimia: vibraciones que se transforman en música, música que te transforma a ti.


Ahora, si quieres que ese vinilo suene como los dioses mandan, más te vale que te olvides de jugar al juego del volumen máximo.

No es una competición de quién grita más fuerte.

Lo que importa es la calidad de lo que metes ahí.

Satura esos másters y lo único que lograrás es que suenen como una lata de sardinas, no es el rollo.

El tema del minutaje es como el buen vino: cuanto más espacio para respirar, mejor sabor te da.

Mete menos por cada lado, y cada nota sonará más limpia, más crujiente.

Y sobre los formatos, es como elegir el tamaño de tu café.

Hay para todos los gustos: el rapidito de 7 pulgadas, el gustito medio de 10, o el jarrazo de 12 pulgadas.

Depende de cuánto quieras extender el placer.


Sobre los archivos, sí, aceptamos esos MP3, pero vamos a ser francos: es como querer correr un Ferrari con combustible de tercera.

Al final, lo pasamos por el taller y lo convertimos a WAV, porque queremos que suene a gloria, no a algo que se quedó en el camino.

Y sí, le damos un meneo a los bajos, medios y agudos, como el DJ ajusta la mesa antes de la fiesta.

Queremos que tu vinilo no solo suene, sino que haga vibrar.

Al final, lo que buscamos es que tu música en vinilo te haga cerrar los ojos, mover la cabeza, y sentir que, por un momento, el tiempo se detiene.

Eso es un vinilo, amigo. Un pedazo de eternidad en tus manos.

¿Cuándo surge el vinilo?


El Viaje en el Tiempo Comienza en 1870

Vamos a rebobinar hasta 1870.

Ahí está Thomas Edison, el tipo que hizo que leer de noche no fuera un deporte de riesgo gracias a la bombilla, dándose cuenta de que podía atrapar sonidos como quien atrapa luciérnagas.

Se le ocurre el fonógrafo, que era básicamente un tarro de mermelada sonoro, con cilindros de cera y una aguja que parecía tener un problema de ansiedad por la presión que ejercía.

Los Años 20: El Cambio de Look

Avanzamos a los años 20, y unos ingenieros con ganas de marcha dicen, «¿Y si esto lo hacemos plano?», cambiando el cilindro por un disco.

Imagínate el drama: «¿Cómo que plano?», dirían algunos.

Pero funcionó.

La aguja, ahora deslizándose sobre surcos planos, empezó a contar historias, a cantar, a gritar rock and roll (bueno, eso vendría después).

1948: El Año que el Vinilo se Puso de Moda

Llegamos a 1948, y la Columbia Records se marca un tanto histórico.

Lanzan el vinilo como si fuera el último grito de la moda, y vaya si lo fue.

Se convierte en el must-have, el artefacto mágico que todos querían tener en sus casas.

Y es que, aparte de ser fácil de usar, podías coleccionarlos en todos los colores.

Era como tener un arcoíris en tu estantería, pero que sonaba.

El Regreso Triunfal

Y aquí no termina la historia.

Como el ave fénix o los pantalones de campana, el vinilo hace un comeback.

Gracias a que alguien se dio cuenta de que automatizar el proceso de grabación y masterización era buena idea, el vinilo vuelve a nuestras vidas.

Y no solo para decorar, sino para darle al play y dejarte llevar por su sonido cálido, ese que te hace sentir como si estuvieras en el concierto, incluso si estás en pijama en tu salón.

¿Cuánto mide un disco de vinilo?


Imagina que los vinilos son como las rondas en un bar.

Tienes el chupito, el vaso de tubo, y la jarra.

Cada uno te da una experiencia distinta, ¿vale?


El Single es el chupito: rápido, directo y al grano.

Son 7 pulgadas de pura intensidad, perfecto para esos temazos que quieres que todo el mundo escuche una y otra vez.

Con unos 5 minutos por cara a 45 rpm, es breve pero matón.

Y si bajas a 33 rpm, estiras la fiesta un poquito más, hasta 7 minutos.


Luego, está el EP, el vaso de tubo.

Un poquito más grande, con sus 10 pulgadas de gloria, te permite disfrutar hasta 15 minutos de buena música por cada lado.

Es ese punto medio entre el golpe rápido del chupito y la maratón de la jarra.


Por último, el LP, la jarra.

Con sus 12 pulgadas majestuosas, es el rey de la noche, permitiéndote sumergirte hasta 24 minutos en cada cara.

Es la opción para los valientes, los que quieren que la música no pare.


Pero aquí viene el twist: no es solo cuánto bebes, sino qué bebes.

Si tu rollo tiene mucho bajo, esos surcos en el vinilo tienen que ser más gordos, como las líneas de expresión de Keith Richards.

Esto significa menos música en el mismo espacio, porque cada nota de bajo necesita su habitación propia para sonar espectacular.

Así que, dependiendo de tu música, tu vinilo puede variar.

Piénsalo como un bartender ajustando la receta a tu gusto: más espacio para los graves significa menos tiempo de música, pero cada segundo suena de lujo.

¿Cómo es el audio de un disco de vinilo?


El Rollo de los Surcos

Piensa en el vinilo como en una pista de baile: tienes un lado para el A y otro para el B.

Cada sonido, cada vibración, está grabada en esos surcos tan estrechos que si los ves de lejos, ni los notas.

Los bajos son los que ocupan más espacio, como esos amigos que bailan ocupando toda la pista con movimientos grandes y amplios.

Los agudos, en cambio, son como los que se mueven suavecito, casi sin ocupar lugar.


La Danza de la Aguja

No todas las agujas son estrellas de la danza.

Algunas, las más top, siguen el ritmo de los surcos a la perfección, capturando cada detalle.

Pero la mayoría hacen lo que pueden, persiguiendo esos surcos con algo menos de gracia.

Es como tener un DJ de primera o uno que acaba de empezar.

Bajos que Exigen Espacio

En los 50, los discos venían casi sin bajos, pero hoy en día, ¿qué es una canción sin su buena dosis de graves?

Los vinilos modernos pueden manejar esos bajos que hacen vibrar el suelo.

Pero ojo!

Si te pasas, la aguja se puede liar y saltar como si estuviera en una pista de obstáculos, arruinando la fiesta.

Los Agudos: Brillando al Inicio

Los agudos y los medios son los reyes del vinilo, dándole esa calidez única.

Pero juegan mejor al principio del disco.

Imagínate que la música se va calmando a medida que te acercas al centro, eligiendo temas más suaves para el final.

Es como planear una noche de fiesta, empezando a tope y terminando en un chill más tranquilo.

La Fase: Ese Complicado Paso de Baile

Aquí viene el baile complicado: la fase.

Si dos sonidos no están sincronizados, pueden anularse, como dos bailarines chocando en vez de moverse juntos.

Esto es crucial en los bajos, donde un mal paso puede hacer que la aguja pierda el surco.

Así que, si vas a meterle caña al bombo o al bajo, asegúrate de que no estén desfasados, para que la pista (de baile y del vinilo) se mantenga intacta.

¿Cómo preparar los archivos del máster de audio de un vinilo?


Vamos a traducir esto al idioma de la gente que vive y respira música, no manuales.

Mandamientos para Masterizar tu Obra Maestra en Vinilo

  1. Mantén tus Niveles Chequeados: Piensa en esto como en no sobrepasar la línea en una fiesta. Mantén tus niveles entre 0 y -0.5 Db y no dejes que los bajos se pasen de 50 Hz ni que los agudos crucen la barrera de 16 KHz. Es como equilibrar tu bebida sin derramarla.
  2. La Compresión es tu Enemigo: No aprietes tu música hasta asfixiarla. Deja que respire. La compresión excesiva es como un abrazo demasiado fuerte – nadie lo disfruta.
  3. Mono para los Bajos: Si tus bajos están bailando de izquierda a derecha, estás en problemas. Ponlos en mono. Piensa en ellos como en el chico que se queda quieto en la fiesta, marcando el ritmo sin moverse mucho.
  4. Cuidado con los Efectos Psicodélicos: Phasing, flanger… pueden hacer que tu aguja salte como si estuviera en una pista de skate. Usa estos efectos con moderación, como si fueran especias en una receta.
  5. Alinea tus Fases: Antes de mandar tu master, hazle un chequeo con un corrector de fase. Los valores negativos son tan bienvenidos como un borracho en una boda. Mantén tus fases alineadas y felices.
  6. Controla tus Extremos: No dejes que los graves y agudos se vayan de fiesta sin supervisión. Demasiado de ellos y tendrás un sonido que distorsiona más que una conversación después de tres tequilas.
  7. El Volumen no es el Rey: Olvídate del volumen promedio de tus mezclas. En el mundo del vinilo, lo que importa es cuánto tiempo tienes para contar tu historia. Más corto puede ser más fuerte. Es como decidir entre contar una buena historia o gritar sin sentido.
  8. Surcos Bien Comportados: Si los surcos de tu vinilo se amontonan, tendrás más saltos que en un concierto de punk. Para subir el volumen, baja la duración. Es un juego de equilibrios.
  9. Espacio para la Creatividad: En un maxi 45 de 12″, tienes el mismo espacio que un LP, pero aquí puedes ser un poco más libre con el volumen y el estéreo, a cambio de menos tiempo. Piénsalo como elegir entre una saga épica o un corto impactante.
¿Cómo fabricamos los discos de vinilo?


El Nacimiento de un Vinilo

Todo empieza con el metal master, un disco de aluminio que parece salido de una peli de espías.

Le damos una ducha de laca de nitrocelulosa, y al secarse, se convierte en algo tan brillante como el esmalte de uñas de tu abuela.

Luego, este disco pasa un casting estricto, donde cualquier imperfección, por mínima que sea, lo manda directo al exilio.

Los sobrevivientes se convierten en el disco maestro, listos para grabar ese sonido que nos envías y que ansiamos transformar en vinilo.

La Creación de los Surcos

Aquí entra en juego una cortadora con punta de zafiro, como si fuera un bisturí de alta precisión, esculpiendo los surcos que llevarán tu música. A través de un software que es como el ojo que todo lo ve, nos aseguramos de que cada surco sea perfecto.

De Metal Master a Molde de Vinilo

El metal master, ahora más duro y brillante gracias a un baño de cloruro de estaño y plata líquida, se zambulle en un baño químico.

Por arte de electrólisis, se convierte en el estamper, el negativo de tu futuro disco, listo para ser la estrella de la prensa hidráulica.

La Prensa: Donde el Vinilo Cobra Vida

Ahora, imagina bolitas de policloruro de vinilo, el alma del vinilo, calentándose y transformándose en una masa gomosa.

A esta masa se le añaden las etiquetas de la cara A y B, se coloca entre los estampers en una prensa, y con una fuerza de 100 toneladas, tu música se imprime en el vinilo.

En 30 segundos, el disco está listo, solo le damos un retoque final cortando los bordes para que quede perfecto.

¿Cómo limpiar vinilos de musica?


El Ritual de Limpieza del Vinilo

  1. Primero, el Cepillo Mágico: Coge un cepillo de cerdas suaves, como si fuera la varita de un mago, y acaricia ese vinilo con delicadeza para quitarle el polvo y cualquier suciedad que se le haya pegado en sus aventuras. Esto hazlo antes de cada sesión de música, como el precalentamiento de un concierto.
  2. El Elixir de Limpieza: Ahora, agarra un limpiador de vinilos líquido, ese brebaje especializado, y sigue al pie de la letra las sagradas escrituras, es decir, las instrucciones del fabricante. No vayas a improvisar aquí; en este paso, la precisión es clave.
  3. La Aplicación Ceremonial: Con una esponja suave o un paño que no deje pelusas (como esos que usarías para acariciar a un unicornio), aplica el líquido místico. Hazlo con amor, desde el corazón del disco hacia los confines exteriores, como si estuvieras dibujando círculos mágicos para proteger la música.
  4. El Bautizo Final: Luego, dale un baño rápido con agua pura, limpia, casi sagrada, y sécalo con otro paño suave y limpio, que no haya conocido otra cosa que la ternura.
  5. El Santuario de Reposo: Guarda tu tesoro musical en un lugar fresco, seco, donde los rayos del sol no lo alcancen ni el calor lo tiente. Piensa en ello como su cueva de hibernación, su spa personal.

Si sigues estos pasos religiosamente, tu vinilo no solo te lo agradecerá regalándote horas y horas de buena música, sino que también brillará como el primer día.

¿Cuál es el plazo de entrega?

Actualmente, el plazo de fabricación y entrega de los vinilos está en 7-8 semanas desde que recibimos el pago y los archivos correctamente.

¿Dónde puedo encontrar las especificaciones de diseño de los vinilos?

Visita la sección de Plantillas y Especificaciones de Diseño para Planchar Vinilos. Muy importante leerlas con atención para evitar errores en la producción.

Fabricar discos de vinilo en 7», 10» y 12»

Solicitar presupuesto planchar vinilos

Si algo te ronda la cabeza, si tienes alguna duda o pregunta sobre fabricar discos de vinilo, tranquilo, estamos aquí para echarte una mano y aclarar el panorama.

Productos relacionados: Fabricar cassettes | Editar CD’s | Estampar camisetas